lunes, 12 de abril de 2010

Otra vez. Sí, otra vez en la misma situación. Otra vez con el mismo malestar de tiempos atrás. Otra vez con la misma tristeza. Otra vez con la rutina. Otra vez con lo mismo, algo que al ver que haces mal piensas que como ya te ha pasado, no volverá a pasar ya que para la próxima vez creerás haber aprendido la lección, pero está claro que en el corazón nadie manda.. Ni siquiera su propio dueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario